Canción de verano

Fue como cuando escuchas una canción nueva y, tras la última nota percibida, esperas que pase algo, justamente eso. Ese toque de guitarra, ese golpe de batería, ese in crescendo de violines o ese fundido a negro condensado en una nota de piano. Y pasa. Exactamente eso. Lo que sospechabas, lo que deseabas, lo único que podía hacer perfecta esa canción. Y lo es. Y ya siempre lo será.

Más o menos así fue encontrarte. No fue inesperado, como se supone que deben de ser las cosas realmente buenas (¿por qué? ¿por qué lo que no se planea está tan sobrevalorado?), fue algo previsible, al menos para mí. Era la continuación más lógica a mi historia, al cierre de mi capítulo anterior. Era lo que tenía que pasar aunque, eso sí, podría haber pasado otra persona (pero pasaste tú).

Fue más o menos así. Querer y suceder al mismo tiempo. Querer y necesitar, reconciliados. La canción perfecta, vamos. La melodía idónea, sí. La cuerda, la tecla, el susurro de voz adecuados.

Fue así en el momento. Pero ya se sabe, si algo tiene la vida es que es capaz de correr e ir despacio al mismo tiempo, o lo que es lo mismo, es capaz de convertir los momentos en meros recuerdos a un ritmo vertiginoso.

Así que sí. Empezó y terminó casi al tiempo tu canción. No duró mucho tiempo en mis oídos, pero dejó en ellos un sonido agridulce. Una cadencia entre hermosa y desquiciante. Así es la música, supongo, que a veces rompe y a veces cura. Así es la vida, imagino, a veces cuerda y a veces loca.

Y, sí, aún te escucho sonar en mi cabeza. A 1000 reproducciones por segundo. A 200 kilómetros por hora. Y, no, no voy a darle a la pausa todavía. No voy a agotar esta canción mientras siga sonando. ¿Quién soy yo para hacerlo? Si toca triste, seré tristeza, si toca alegra, seré alegría. Seré verdad, en cualquier caso. La próxima página del libro, la siguiente nota lógica.

Seré lo que la vida espera que sea hasta que otro momento pase, hasta que la música calle…

Y entonces vuelva a empezar.

aaa2d1c5bde4ecb47c75d2798e2595f9

This being human is a guest house

Every morning a new arrival

A joy, a depression, a meanness

Some momentary awareness comes

As an unexpected visitor

Welcome and entertain them all!

Be grateful for whoever comes

Because each has been sent as a guide

(“Kaleidoscope”, Coldplay)

 

Anuncios

8 respuestas a “Canción de verano

  1. “Así es la música, supongo, que a veces rompe y a veces cura. Así es la vida, imagino, a veces cuerda y a veces loca.”
    Me quedo con esta frase, de esas que te llegan al corazón. Precioso ❤

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s