Déjale encontrarte

Tengo unas amigas que valen millones, y ese, perfectamente, podría ser el título de este post aunque no lo sea. Por separado no estamos mal (qué co**, estamos genial), pero es que juntas siempre sumamos. Aunque (como siempre) tarden horas en atendernos en el café (de siempre) y aunque ,a pesar de ello, todas sepamos … More Déjale encontrarte

Destino: tú

—Y tú, ¿crees en el destino?  —A veces. A días. Quién sabe. —¿Y ahora? Y casi entonces llegó él. Aquel día el destino se había propuesto convencerme de su existencia. Hacerme creer en él como creo en los poderes curativos de un par de bocados a una tableta de chocolate (blanco). Sin embargo, su propósito era … More Destino: tú

Cuentos para no morir

Me habían contado esta historia. Que alguien llegaría y besaría todas mis cicatrices, mis cruces, mis equivocaciones. Me habían contado que rescatarías todos los síes que me dejé por el camino, obligada o desganada por todas las veces que intenté ser querida por personas que no me permitieron querer. Me contaron que un día, sin darme … More Cuentos para no morir

(Des)conocerte

No te conocía de nada, pero le confié a tus ojos la responsabilidad de mirarme como se mira de verdad. Perdiendo de vista los ojos, descubriendo historias en el peso de cada parpadeo. No te conocía apenas, pero decidí que merecía el roce de tus manos, una caricia de celebración de mis propias cenizas voladas. … More (Des)conocerte

Tú. Sí, tú. Estás ahí plantado al otro lado del cristal. Yo, sentada en el autobús que ya debería llevar mi nombre por la cantidad de veces que me lleva y me trae, me doy cuenta de que existes. De que es muy probable que tengas calor porque tu piel desprende un tenue brillo que … More

Sincericidio

No es justo que alguien como yo se queje de los silencios. Yo he callado, queriendo hablar, mucho más de lo que me podía permitir. Y no sé si porque he dejado de hacerlo o porque todavía lo hago, siento que odio cada vez más todas las palabras que se quedan varadas en alguna orilla, … More Sincericidio

La cama feliz

Antes de él su cama estaba enferma. Le faltaban besos, le sobraba falsa calma. Permanecía, la cama, siempre quieta, saturada de recuerdos grises, de palabras enquistadas, de expectación defraudada. Pero ahora algo se movía entre las sábanas. Se oían risas que nacían de los pliegues de la tela de algodón blanco. Hasta podía distinguirse claramente … More La cama feliz