Cuando un río te da la mano

Tuve que congelarme para poder saber qué es el sol. Tuve que naufragar para aprender a volar sobre el mar. Tuve que derrumbarme para querer levantarme y volver a amar. Tuve que ser tormenta para desaparecer en tu claridad. Tuve que derramarme para apreciar tus manos de sal. Tuve que detestarme para volverme amar. Tuve que tropezarme … More Cuando un río te da la mano