Positivamente real

Iba yo el otro día deambulando por el casco histórico de la ciudad junto a Lachicadelosjueves, cuando un músico callejero con pinta de hooligan (pero sobrio) nos cantó aquello de “cause after all…”, y claro, pues le tuvimos que contestar “you’re my wonderwall”. Durante el microsegundo en el que tardé en apartar mi mirada de su sonrisa contenida ante nuestro arranque de naturalidad, para clavarlos en sus curtidas manos de guitarrista (lo que daría por saber tocar la guitarra), sólo me dio tiempo a pensar una cosa. Bueno, fue más bien una palabra. Magia.

d3f096bcc4b690acfc9f838c54cc8e0f

Después de un largo de día de trabajo (o de desempleo) muy pocos dirían que la suya ha sido una jornada “mágica”. Y sin embargo, hay tanta magia a nuestro alrededor… Quizá me equivoque, quizá la magia no esté en ningún sitio más que en la mirada propia. Quizá sea como unas gafas de color que hacen que lo veas todo azul, o rosa, o verde, o naranja, o violeta. Todo a todo color. Y es así. Por mucho que haya a quien le moleste, algunas personas los cristales tintados los llevamos pegados a las pupilas y las sonrisas se nos caen de los labios. Sonreímos como pestañeamos, casi involuntariamente. Y no, no son sonrisas postizas, no valen menos (ni más) que las de las personas que sonríen poco, pero nos ayudan a ir por el mundo con una actitud fácil, que para difícil ya está lo de fuera.

Optimismo, lo llaman. Realismo positivo, lo llamo yo. Que sí, que el rollito “Mr. Wonderful” vomita-arcoíris puede cansar un poco -como todo lo que se pone de moda-. Pero, qué queréis que os diga, a mí me cansa mucho más el espíritu agorero, trending topic donde los haya de nuestra sociedad. El “piensa mal y acertarás” (a mí me gusta decir “piensa-mal-y-estarás-tan-ocupado-pensando-mal-que-todo-te-saldrá-fatal”); el “la gente nunca cambia” y hasta el “todos los hombres son iguales”. Me cansan todos esos clichés en los que yo he caído tantas veces. Y es que no me extrañaría en absoluto haberme cansado de mi yo más ceniza.

Processed with VSCOcam with lv01 preset

Porque sí, porque la vida está llena de dramas (la mayoría con solución, por cierto), pero también está llena de cosas buenas. De gente buena. De tenderos sabios que coleccionan historias entre la prensa del día y una pared llena de chuches. De matrimonios que discuten para ayudarte a saber cuando bajar del autobús, no sin antes invitarte a comer a su casa “por si se te hace tarde” en esa entrevista de trabajo para la que te desean tanta suerte. De señoras que te enseñan fotos de sus sobrinos desde el asiento de al lado (“¿has visto qué guapos?”), y de otras que te paran por la calle para decirte lo mona que estás con ese gorrito de lana.

8e0dc1155e338bd16ca683587e77603e

Que la vida está llena de magia, de luces hechas carne que a veces pasan tan rápido que, si no sabes mirar bien, ni las ves. Que la mejor opción es andar por ahí con los ojos y el corazón abiertos, como si no hubiera nada que perder, como si todo lo que pudiéramos hacer desde que salimos de casa arrastrando los pies hasta que volvemos a ella soñando con una cerveza fría o un chocolate caliente, fuera ganar. Como si hubiera algo nuevo que descubrir en todo lo que nos parece cotidiano, inútil, viejo. Como si en lugar de llevar unas gafas mágicas, nos operáramos de cataratas para verlo todo más nítido, más fácil, más positivamente real.

Anuncios

9 respuestas a “Positivamente real

  1. Buen artículo.

    Soy tan positivo que hace días que no leo medios de comunicación tradicionales.

    Gracias a Internet y los blogs podemos escuchar las fuentes de energía positivas. Asi que, gracias!

    Un saludo.

  2. Y bien que haces, Juan Carlos, yo por deformación profesional no puedo dejar de hacerlo, pero intento contrarrestarlo con otras lecturas más positivas.

    Gracias a ti por leerme y por tus palabras. 🙂

  3. Uff… Pues sí, pero no, no pero, pero sí, según se mire depende y qué sé o yo o yo qué sé. Que la brújula de mi humor se ha puesto tibia de cola cao (de ese que llevaba droja) y apunta cada día a donde le dé la gana. Lo que sí sé es que con estas dos Zipi y Zape valencianas la vida es más divertida,
    Besos
    Fer

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s