Para siempre feliz

Es sorprendente e incluso inquietante cómo la primera vez que te vi eras sólo alguien y cómo ahora lo eres todo. Y créeme, no es nada fácil dejarlo todo atrás. Créeme cuando te digo que ni siquiera sé cómo voy a hacerlo. Supongo que ese día, el día en que leas esto, me limitaré a hacer lo que llevo haciendo los últimos siete años. Pondré un pie detrás de otro y esperaré que, esta vez sí, el camino me lleve lejos de ti en todos los sentidos. Lejos de mi reflejo en tus ojos color miel. Lejos de saberte compartido, a pesar de que en todo este tiempo siempre me hayas hecho sentir única.

Cuando llegue el día de cerrar por fin nuestra puerta, tranquilo, que no haré ruido. Tuve el mejor maestro durante aquellas largas noches que empezaban siendo de dos y terminaban siendo de una sola, ¿recuerdas? Me iré sin ruido, sin dramas, sin despedidas. Me iré sin obligarte a decir “quédate”. Y sí, sé que moriré una última vez la última vez que fabriquemos amor en nuestra cama. Y no, sé que esta vez no podré confiar en volver a verte para resucitar. No te diré adiós y no te quedará mi amor porque, lo sé, él querrá venirse conmigo. Pero, ¿sabes que es lo mejor? Que ya no tendrás que ser más el cobarde ni el indeciso. Tú no tendrás que ser más el malo ni yo la otra. No volveremos a vestirnos con esos pesados trajes que hacíamos desaparecer con sólo mirarnos.

b4cecfe1cf6d932e29ad97a86f8fc0b4

Ahora la cobarde soy yo. No me arriesgo a que me dejes marchar, así que me marcharé sin avisar. Por favor, no me guardes rencor, tú tampoco me advertiste de que me ibas a robar el corazón como lo hiciste, salvaje y premeditadamente. No tuve defensa y lo sabes. Ahora, espero que comprendas que, después de todo, ya no puedo permitirme seguir quemándome en la hoguera cada vez que cruza mi mente la sombra de la duda e imagino que no es cierto que mi piel sea la única que erizas con tus besos.

No te dejo mi amor pero te dejo nuestro sueño, las sábanas deshechas y la huella de mis dedos en tu carne. Te dejo toda mi lencería blanca, pero me llevo tu camisa, la que menos usabas, la que a veces no te dabas cuenta de que faltaba de tu cajón. Te juro que no era cosa mía llevármela, siempre era tu olor el que quería venirse conmigo. A él le debes que siguiera siendo tuya cada vez que los fantasmas acechaban y me susurraban miedo al oído. Miedo a perderte, miedo a perderme. A no comprenderme, a no perdonarme.

9764f3dbc976066ae39c76b051348e40

Y es así, mientras sobrevuele las nubes de nuestra ciudad y tú estés durmiendo sólo o con ella -ya dará igual-, sé que pensaré en ti cantando en el coche. En ti sumergiéndome en puro amor. En ti elevándome a un cielo que no sé si volveré a alcanzar. En ti y en que yo lo hubiera dado todo porque todos tus pijamas estuviesen en mi cajón. En ti y en que me estaré yendo porque si hubiera decidido quedarme, hubiese sido para siempre. Pero, una vez más, tranquilo, para entonces ese “para siempre” ya no será nuestro, sólo mío. Y pelearé por él, sé que lo haré. Pelearé por ser, aun sin ti, para siempre feliz.

063f7dc79c94db39c9e256cf64d9690a

Gracias, anónima, por prestarme tu historia.

Anuncios

18 respuestas a “Para siempre feliz

    1. Me gusta leer este texto cada X meses para evitar que aún sea pronto y regrese a las sábanas deshechas.
      Gracias.

  1. Tremendo! Creo que hasta sentí algún pinchazo leyéndolo, por qué será…
    Es duro quedarse y muy duro marcharse, nunca te quedas con buen sabor de boca, pero hay que apostar por la decisión que se tome.
    Me ha encantado! 🙂
    Un abrazo!

    1. Me alegro de que te haya gustado y emocionado. Irse es tremendamente difícil, por eso la protagonista de mi historia es toda una valiente. Gracias por tu comentario y por estar ahí! 🙂

  2. Es una decisión durisima, la de marcharse. Pero no dejes que te digan que estás huyendo… tú sabes lo que quieres, y sobre todo, lo que vales asique ¡no te conformes con menos!

    Animo 🙂

  3. Que duro es irse pero más duro es quedarse y apostarlo todo al rojo sabiendo que lo vas a perder…
    Que no, que hay que quererse a si mismo más, y como dice el dicho:
    No me quieras tanto, quiéreme bien…
    Me encantan tus letras tejetintas!
    Tu eres como yo, poniendo palabras cuando te cuentan sentimientos… 🙂

  4. Impresionante Tejetintas. Me ha hecho cosquillitas en el alma.

    Escribes de maravilla y es un gusto leerte. Este es de lo que más me ha gustado. Tienes una luz y una magia muy especial. Sigue así.

    GRACIAS ❤

    1. Gracias a ti por tus bonitas palabras, Floricienta. Leerte a ti también es un enorme placer. Me alegro de que te haya gustado la entrada, muchas gracias por pasarte! Un abrazo ❤

  5. Gracias por estas palabras que son fiel reflejo de lo que estoy viviendo, punto por punto….erizan la piel, remueven sentimientos….una vez más……gracias :*

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s