Dream on

“Si lo has soñado, lo has vivido”. Lo leí en alguna parte, hace algún tiempo. Creo, no estoy segura, que fue en mi cabeza. Luego lo olvidé porque lo real y lo onírico, aunque son partes opuestas de la misma idea -en realidad, precisamente por eso-, la mayoría del tiempo solo saben darse de puñetazos.

Hasta que un día se dan la mano, y aún reconociéndose extremos alejados de algo, se acercan tímidamente y se dicen el uno al otro: “yo puedo ser como tú“.

Y es verdad. Hay sueños que siguen siendo sueños incluso después de convertirse en realidad. Palabras, momentos, personas. Cualquier cosa emocionalmente planeada y esperada con más o menos ansia es, en efecto, un sueño. Un sueño es, en efecto, aquello que incluso aunque no lo parezca, se acerca osadamente a la probabilidad de ser con cada paso, con cada imagen mental, con cada postergación incluso.

4672d69fa487a13adea1109335672c2c

Un sueño es que alguien diga algo que llevabas tiempo esperando escuchar. Que alguien arañe la imposibilidad por ti. Un sueño es la memoria del revés. El futuro cincelado. Son ganas generando ganas. Los sueños son la magia de la ilusión.

Un sueño es que te digan que sí. O que ya no más. Un sueño es un trabajo, una fecha, una meta. Un viaje, una cita. El concierto de tu vida.

Los sueños casi siempre tienen música, voz, fecha y lugar. Si no los tienen, los buscan, porque en la propia naturaleza del sueño está intentar llegar a ser, y al mismo tiempo, no ser nunca.e4e713955ac8785e1f63838cd5499d39

Hay sueños más grandes y más pequeños, pero no hay sueños tontos. Porque la sensación de estar en un lugar en el que siempre quisiste estar, o de haber conseguido lo mil veces imaginado, da igual de donde provenga, si de un beso, un coche, un “hola” o una melodía en directo, es incomparable, incontenible, irrenunciable.

Y sí, aunque lo hayas soñado y no vivido, ya has empezado a vivirlo un poco. Porque quien diga que la realidad no comienza en la imaginación miente, y quien piense que lo que sale de la imaginación muere en el corazón, se engaña.

Si lo has soñado, lo has vivido un poco, y puedes vivirlo más. Dale cuerda al pensamiento, riega con ilusión las raíces. Espera, no desesperes. Todo llega y todo pasa. Disfruta el mientras, apura el ya.

4a31997550d35fbc9dc235010a20d551

Y entonces, cuando llegue, disfruta ese beso como si nunca hubieras besado antes. Devuelve el “te quiero” como si fuera el primero. Canta ese estribillo como por primera vez. Mira lo que ven tus ojos como si no lo hubieras visto antes en ningún catálogo. Y disfruta. Disfruta de la impagable sensación de la vuelta a empezar: esa de cuando un sueño se convierte en un trozo de vida, y ese trozo de vida, en el más dulce de los sueños.

Gracias Coldplay por la inspiración de hoy y siempre.

Anuncios

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s