BesArte

Pudo haber sido una semana antes, sentados en los asientos de terciopelo calientes de aquel bar.

Pudo ser ese mismo día al despedirnos.

Pudo ser ayer. Y fue.

Entonces, y no antes, se activó el imán que explica todos los besos del mundo. Nuestros labios entendieron que era en esa página, no en la de antes ni la de después, en la que tenían que juntarse. Batirse a duelo para ganar ambos.

Fue ahí, en ese instante. Una mirada de aviso, un aproximarse de amenaza, un beso explosión.

Y luego, la guerra. Y luego, nosotros.

1f3f0b57b515487f0f27cf829e4b8eda

Anuncios

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s