Ser humano

Ponerle fecha a nuestra aniquilación como especie parece algo inherente al ser humano. Desde tiempos inmemoriales venimos preparándonos para ese meteorito, tsunami, terremoto de magnitud fuera de escala, bomba nuclear o cualquier otra hecatombe que terminará con toda esta novela de amor y dinero que algún día otros empezaron (y que todavía seguimos escribiendo).

Pero, ¿y si nunca pasa? ¿Y si hemos sobrevivido a meteoritos gigantes, volcanes revoltosos, al Efecto 2000 y hasta a la gripe aviar porque estamos destinados a seguir viviendo para siempre? ¿A seguir adaptándonos caiga lo que caiga del cielo, llegue lo que llegue del espacio exterior?

No parece tan descabellado si pensamos en cómo funcionamos a pequeña escala. Como individuos. Cómo sucede cuando la bomba nuclear cae en nuestra cabeza o el meteorito nos malogra el corazón.

Por ejemplo. A muchas personas les pasan cosas terribles. No como te dejen el día de tu boda o pierdas el cupón de la Once que ha resultado premiado, no. Cosas terribles de verdad, de las que desordenan tu ADN y uno ya no puede saber si es persona o solo planta, con su vida ya reducida únicamente a absorber los nutrientes justos para seguir respirando. O solo roca, sintiendo ya nada porque algún día lo sintió demasiado todo.

Y sin embargo, esas personas permanecen. Se mantienen con vida y, tras un tiempo imposible de determinar, siguen caminando. Siguen siendo, porque ser es lo único que uno puede hacer cuando se cansa de vivir. Pero tras eso, siempre llega otro momento. Otro día en forma de rayo de sol que, atrevido, desafía hasta el corazón más maltrecho obligándolo a latir con ganas de nuevo.

Permanecemos, siempre que no nos falle el cuerpo. Y los más afortunados, los que como mayor desgracia tenemos que enfrentarnos a un corazón roto o a la despedida de un familiar mayor que vivió una feliz existencia, lo hacemos incluso con una sonrisa. ¿Cómo es que a veces podemos sonreír cuando lo único que queremos hacer es taparnos la cabeza con una manta y llorar fuerte?

Llámalo resiliencia. Llámalo contradicción enfermiza. Llámalo equis, pero quizás eso que nos empuja a persistir como una bendita inercia sea lo que algún día nos salvará del desastre. Bueno, para ser sinceros, ya lo hace cada día.

Llámalo supervivencia, llámalo como quieras pero no lo llames optimismo, porque seguir remando cuando estás cabreado con el mundo entero (y contigo primero) no tiene, afortunadamente, nada que ver con el manido positivismo enlatado que leemos en cubiertas de libretas, tazas de desayuno y otro merchandising destinado a perpetuar la tiranía de la felicidad eterna.

No, mira, a veces uno sonríe por inercia, por no dar explicaciones, por no cagarse en todo o por tener muy desarrollado el sentido del humor (negro). A veces uno sonríe por cualquier cosa menos por felicidad. Y no pasa nada, no se acaba el mundo. Todo lo contrario, el mundo sigue.

Con o sin sonrisa permanecemos. Estallamos en mil pedazos para luego curarnos. Creemos que el tiempo nos sana y, en realidad, somos nosotros mismos los que lo hacemos. Apagamos incendios y encendemos hogueras. Disfrutamos del sol y maldecimos la lluvia hasta el día en que entendemos que aquella tormenta fue perfecta porque fue necesaria para hacer crecer los brotes pasados de las flores presentes.

Y a eso, supongo, se le llama ser humano. Y eso, creo yo, no hay tsunami que pueda pararlo eternamente.

Anuncios

2 respuestas a “Ser humano

  1. El SER humano es tan enmarañado como los cascos de música cuando los sacas de la mochila… y eso es lo que nos hace apasionantes y destructivos al mismo tiempo. Yo tampoco soy partidaria de los mensajes ultra positivos que aparecen en todas partes pero, sin embargo, creo que mucha gente a día de hoy los necesita. El mundo hoy día gira tan rápido que algunos necesitan ese optimismo para frenar. Bueno, qué se yo, sólo soy humana 🙂 Un abrazo. Muy buen post.

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s