Pestaña 124

Si fuera un árbol, sería aquel sauce llorón que todos quieren pintar.

Si fuera carretera, me construiría a mí misma corta pero ancha y en dirección a todas partes.

Si fuera una flor, crecería en el asfalto para sorprender al sol, y si fuera el sol, apagaría bombillas y encendería velas en todos los dormitorios.

Si fuera una escalera, me gustaría servir de asiento para los que no necesitan más trampolín al cielo que un “aquí y ahora”.

Si fuera un campanario, estaría tan loco como aquel del que hablaba Neruda e invitaría a todas las gaviotas del barrio a mi fiesta de repiques.

Si fuera un autobús, pararía solo donde lucieran las sonrisas y los buenos días.

Si fuera ese edificio amarillo y azul de la plaza, posaría presumido y feliz. Coleccionando flashes y momentos ajenos.

Si fuera el cielo de Valencia, contagiaría de azul todas las almas grises de la ciudad.

Si fuera el mar, lamería la rutina de las pieles con mis olas de sal.

Si fuera un animal, querría poder nadar y volar.

Si fuera un día, un solo día en la Tierra, inventaría algo que celebrar.

Si fuera una mano, la pondría a trabajar, y si fuera un par de ojos, nunca me cansaría de mirar.

Si fuera un abrazo, sería uno tembloroso, de los que mueven la energía y el mundo.

Si fuera la luna, preferiría ser estrella.

Si fuera luz, rebotaría en tus pestañas, y ojalá cayera en esa preciosamente blanca que separa tu pestaña 123 de la 125.

Si fuera una palabra, sería Amor.

Y si fuera otra persona, por qué no decirlo, querría seguir siendo yo.

Anuncios

Deja unas palabritas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s